Semillas de amapola

El consumo de semillas de amapola ha aumentado por todo el mundo, si todavía no las has probado ha llegado el momento de que te digamos todos sus beneficios.


¿De dónde se extraen las semillas de amapola?


Se extraen del interior de la cápsula de la amapola, desde esta misma cápsula de algunas especies de amapola, es de donde también se obtiene opio y otros alcaloides derivados como: morfina, codeína, etc… Si piensas que pudieran contener trazas de estos alcaloides, no te preocupes, nunca tienen concentraciones tan altas como para que puedan causar algún tipo de problema.

¿Qué aportan?


Los nutrientes que contienen las semillas de amapola son muchos, el que se encuentra en mayor cantidad es la grasa, esto hace que aporte mucha energía. También aporta proteína, de buena calidad y contiene todos los aminoácidos esenciales. En cuanto a los carbohidratos, las semillas de amapola son bajas en estos (pero contienen más que el girasol) y si hablamos de fibra, su contenido es alto.


También incluye muchísimas vitaminas, por ejemplo B, B1, C… y por si no fuera suficiente, contiene ácido fólico, hierro, potasio… y muchísimas cosas más.



Beneficios de las semillas de amapola


• Los principios que liberan al ser ingeridas actúan directamente sobre nuestro sistema nervioso. Por eso, como el chocolate negro y otros alimentos, se recomiendan para hacer frente al estrés.

• Ayuda a la prevención de enfermedades cardiovasculares debido a su alto contenido en grasas poliinsaturadas.

• Regulación del tránsito intestinal gracias a su fibra.

• Por su aporte de calcio y fósforo ayuda con los dolores musculares y la osteoporosis.

• También ayuda a regular el sistema inmune gracias a su aporte de zinc y selenio con los ácidos grasos.

• Aporta hierro y vitamina C, ayuda con la anemia mejorando la absorción del hierro.


¿Cómo puedes consumirlas?


Para que el organismo pueda aprovechar mejor sus beneficios, se recomienda dejar en remojo durante unos minutos. Pasa lo mismo que con las semillas de chía, al humedecerlas nuestro cuerpo asimila mejor sus propiedades.


También puedes usarlas como aderezo o como ingrediente en otras recetas. Son geniales en ensaladas, repostería o como aderezo de carnes y pescados.



Recomendaciones


Si estás embarazada, en periodo de lactancia o eres un atleta en competencia, consulta a tu médico antes de incluirlas en tu dieta, recuerda que si no las compras en lugares certificados pueden contener trazas de opiáceos y estas pueden ser perjudiciales. Recuerda siempre consultar a un médico o nutriólogo antes de cambiar tu dieta.