Retrasa la primer taza del día



Estudios recientes recomiendan tomar café después de un desayuno sólido.

Preparar una buena taza de café al levantarse es un ritual diario para millones de personas, pero tal vez no sea la mejor opción según nuevas investigaciones. La investigación arrojo que beber café inmediatamente después de despertarse puede aumentar los niveles de azúcar en sangre. Es importante mantener esos niveles dentro de un rango seguro para reducir el riesgo de diabetes y enfermedades cardiacas, por lo que los investigadores creen que los resultados podrían tener implicaciones de largo plazo en la salud. Se debe intentar equilibrar los beneficios estimulantes del café en las mañanas, con la posibilidad de niveles más altos de glucosa, y puede ser mejor consumirlo después de ingerir el desayuno.


Regla de 1 hora


La cafeína puede mejorar el rendimiento del ejercicio, pero para aprovecharla al máximo es mejor beber el café 1 hora antes de tu ejercicio.